SIGUEME.

Tags

San Marcos 2: 13-17.

San Marcos 2:14 y San Lucas 5:27 hablan del llamamiento de Leví, mientras que el mismo Mateo 9:9 cuando relata su llamado se identifica como Mateo, ocultando su nombre de familia (Leví hijo de Alfeo), no voy a averiguar el por qué, solo sé que Mateo es el nombre que adopta luego de su llamado por el Señor Jesús. Lo que si no oculta, y tiene cuidado de no dejar en el olvido es su empleo: “un hombre sentado en el banco de los tributos públicos”; San Lucas 5:27 es más específico, “un publicano”

¿Quién es, o quiénes son los publicanos? Judíos que por propia voluntad se han puesto a las órdenes de Roma, el imperio invasor de aquellos años. Cobraban los tributos o impuestos a sus compatriotas; ellos compraban el derecho de recaudación comprando el total de lo que Roma requería, y a partir de allí, intentaban sacar al pueblo todo lo que podían, sabiendo que todo lo que cobraban de mas era para llenar sus bolcillos. ¿Era esto grave? El recaudar impuestos, no; el mal radicaba en el fraude y la extorción con que lo hacían, tenían todo el poder para hacerlo concedido por Roma.

En una oportunidad anterior, algunos de ellos vinieron a Juan para ser bautizados. San Lucas 3: 12-13 “Vinieron también unos publicanos para ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ¿Qué haremos? Él les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado” Para los judíos, estaban considerados como traidores, y los rabinos los habían excluidos de las sinagogas y de la vida religiosa de Israel. Su elite de amigos eran otros pecadores, prostitutas y más.

La pregunta es, ¿Por qué el Señor Jesús escogió a una persona así?

En una oportunidad posterior, también escogió a otra persona muy temida por la sociedad judía, a un tal Saulo de Tarso, que también luego de su llamado se le conoce con el nombre de Pablo ¿Cuál es la intención de Dios al escoger personas así?

1 Timoteo 1:15-16 “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero de su clemencia, PARA EJEMPLO de los que habrían de creer en él para vida eterna”

Pablo y Mateo no solo fueron testigos y predicadores y escritores; fueron una evidencia y una ilustración de la gracia divina. Por eso, Dios llama a personas así.

San Marcos 2:14 “Y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió”

La generosidad del corazón del Señor Jesús brinda una nueva oportunidad. No importa cuánto hayamos pecado, en este mismo momento él puede estar llamando a ti o a mí.

La diferencia en la vida de cualquier ser humano, depende de si aceptó o ignoró el llamado del Salvador. La oportunidad es por igual para todas las personas.

El Señor conoce el corazón de Leví o de Mateo, como conoce el mío y el de usted. Es posible que usted viva feliz en su pecado, es posible que usted esté teniendo mucho éxito en ésta vida. Él sabe cuánto vacío hay, aunque algunas veces no lo queramos reconocer. Mateo se levantó y le siguió. Usted. ¿Qué va hacer?

San Marcos 2:15 “Aconteció que estando Jesús a la mesa en casa de él, muchos publicanos y pecadores estaban también a la mesa juntamente con Jesús y sus discípulos; porque había muchos que le habían seguido”

Me agrada mucho lo que dice San Lucas 5: 28-29 “Y dejándolo todo, se levantó y le siguió. Y Levi le hizo gran banquete en su casa; y había mucha compañía de publicanos y de otros que estaban a la mesa con ellos”

– Lo dejo todo, celebró un gran banquete, se despidió de esa vida, se dió la oportunidad de reunir a sus amigos “mucha compañía de publicanos y otros” para que también escuchen a Jesús.

¿Cuántos corazones quebrantados, y cuántas almas enfermas por el pecado, han sido sanados por la invitación del Señor Jesús? “Sígueme”. Hoy Cristo nos está dando la oportunidad de responder.

 

Advertisements

ANATEMAS ESCONDIDOS.

Tags

Deuteronomio 34:1-5 “Subió Moisés de los campos de Moab al monte Nebo, a la cumbre de Pisga, que está frente a Jericó; y le mostro Jehová toda la tierra de Galaad hasta Dan, todo Neftalí, y la tierra de Efraín y de Manases, toda la tierra de Judá hasta el mar occidental; el Neguev y la llanura, la vega de Jericó, ciudad de palmeras, hasta Zoar. Y le dijo Jehová: Esta es la tierra que juré a Abraham, a Isaac, y a Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, más no pasarás allá. Y murió allí Moisés siervo de Jehová, en la tierra de Moab, conforme al dicho de Jehová”

No voy a discutir sobre el motivo por el cual Dios toma esta decisión para con Moisés; lo cierto es que Moisés morirá y no vera finalizada la promesa de Dios.

¿Cuánto tiempo venimos orando y trabajando por ver cambios en la familia o en la sociedad? Es posible a nosotros nos toque morir y no ver los cambios que quisiéramos ver, por algún motivo Dios lo tiene reservado para otra generación de personas; pero eso no significa que Dios no va a cumplir su promesa de paz y prosperidad.

Josué 1:1-2 “Aconteció que después de la muerte de Moisés, siervo de Jehová, que Jehová hablo a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel”

Dios a su debido tiempo va a entregar lo prometido, pero aun insiste en algo. Observemos los vs. 6, 7 y 9 “Esfuérzate y se muy valiente”. ¿No es que ya se ha esforzado bastante y hasta hoy ha sido muy valiente? Las pruebas siempre estarán allí, y aunque creamos que ya hemos sido muy valientes y que nos hemos esforzado al máximo, Dios nos insiste: v.7 “esfuérzate y se muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que tu siervo Moisés te mando; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas”

A partir de allí, todo era victoria para Josué y para todo Israel, hasta que a alguien se le ocurrió una pésima decisión.

Josué 7:1 “… tomó del anatema; y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel”

— Gálatas 1:8 “Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os henos anunciado, sea anatema”

— Aplíquese el concepto de ‘anatema’ a la maldición que viene sobre alguien que toma o disfruta de lo prohibido por Dios; o que presenta una mentira como si fuera una verdad de Dios. Josué 7:21 “… el cual codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda…”

Usted, o yo, ¿Cuántos anatemas tenemos escondidos? ¿Cuánta maldición estamos llevando a nuestros hogares? ¿Tenemos algún pecado que no nos ha dejado nunca y que nos hace vivir una doble vida?

Soy cristiano pero me encantan los chismes. Soy cristiano pero una y otras vez he sido vencido por la fornicación. Soy cristiano pero las malas palabras todavía las utilizo.

Creemos que nos hemos convertido a Cristo, pero en verdad lo único que estamos haciendo es ir los domingos a la iglesia.

Nuestras vidas se rigen por decisiones. Decisiones que regirán cual será nuestro estilo de vida. Todos tenemos la oportunidad de empezar de nuevo; y la mejor decisión será despojarnos de aquello que nos mantiene atados al pecado. Romanos 6:6 “Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado” ¿Tiene usted algún pecado que no lo dejado nunca? ¿Un anatema escondido? Romanos 6:12 “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias” Dios nos está diciendo: ¡Deja de obedecer a la carne! ¡El Señor Jesucristo con su muerte en la cruz, aplasto al pecado!

Todos tenemos el derecho de hacer decisiones, hoy tenemos la oportunidad de hacer la nuestra.

David con una sola piedra venció al gigante Goliat. Cristo es la piedra que destrozó a aquel anatema escondido. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Dios te bendiga ricamente.

EXAMINA LA SENDA DE TUS PIES.

Tags

Proverbios 4:25-27.

Llegó el fin de año y el comienzo de uno nuevo. ¿Podemos asegurar que hemos sido cuidadosos y que lo seremos el próximo año? Pues, ¿Qué es ser cuidadoso?

Proverbios 4:25 “Tus ojos miren lo recto, y diríjanse tus parpados hacia lo que tienes delante”

Es mantener nuestros ojos fijos en Cristo, no ir tras todo lo que se presente que solo distrae nuestra meta. Filipenses 3:14 “Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”

Hoy día muchos recuerdan con tristeza que han arruinado su vida por una mala decisión tomada en el pasado. Sus ojos lo llevaron por sendas aparentemente bonitas, sacaron sus ojos de Cristo, y fácilmente tomaron decisiones; alcohol, drogas, sexo, y cuántas cosas más por donde Satanás lo quiso llevar; perdieron el premio de Dios para cada uno de nosotros, incluso, perdieron su familia.

Proverbios 4:26 “Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos”

Pensemos en una balanza y pongamos a un lado “la Palabra de Dios”, y en el otro “la decisión que estamos tomando” ¿Cuál tiene más peso?

Estamos terminando el año, ¿Cuál área de tu vida afecto negativamente, tu vida espiritual? Y ¿Qué hiciste para superarlo? ¿Cómo estuvo tu comunión con Dios? ¿Por lo menos, leíste un libro de La Biblia? ¿Serviste a Dios como ÉL se lo merece? ¿Cumpliste algunas de las metas que te propusiste al comenzar el año que hoy está terminando?

Todos sabemos que hemos fallado y que, por tanto, necesitamos mejorar; está terminando el año, ¿por lo menos lo has intentado? Si no lo has hecho, ¿sabes por qué? El enemigo de nuestras almas tiene inclinada la balanza de tal manera, que te hecho creer que tu decisión es lo mejor. “Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos”

Este año nunca más lo volveremos a vivir, pero que nos sirva para examinar donde están nuestros pies y para comprender que nuestra relación con Dios es lo más importante. Examinamos el pasado, examinamos el presente y…

Proverbios 4:27 “No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal”

Cualquier desvío es lo que quiere Satanás. Cristo es el Único Camino.

Dios te bendiga ricamente.

 

EMANUEL.

Tags

San Mateo 1: 18-25.

v.18 “Estando desposada María”

v.19 “José su marido”

v.20 “María tu mujer”

Entre los judíos había una costumbre que ya se había hecho ley: Los Compromisos Matrimoniales. Sólo la muerte o el divorcio podían terminarlos. Al desposarse o estar comprometido para el matrimonio, lo que hoy llamamos ‘noviazgo’, según la ley judía, eran considerados legalmente casados.

(1) Son los padres quienes negocian los contratos correspondientes, (2) finalizado el contrato a la pareja se le consideraba legalmente ‘casados’, (3) sin embargo por un año vivían separados, cada uno con sus padres, (4) en este periodo de espera deben demostrar fidelidad y pureza, (5) si ella quedara embarazada, es evidente que de parte de ella ha existido una relación sexual infiel, (6) si eso ocurriera el matrimonio puede ser anulado, (7) si no ha habido infidelidad, al año del compromiso, el novio irá a la casa de los padres de ella y en una solemne procesión llevara a la novia a su propio hogar y a partir de ese momento comenzarán a vivir como marido y mujer, (8) Si ha habido infidelidad, la ley fijaba dos procedimientos legales para realizar la separación; a) Deuteronomio 22: 23-24 “Si hubiere una muchacha virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se acostare con ella; entonces los sacareis a ambos a la puerta de la ciudad, y los apedreareis, y morirán; la joven porque no dio voces en la ciudad, y el hombre porque humilló a la mujer de su prójimo; así quitaras el mal de en medio de ti” b) Deuteronomio 24:1 “Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregara en su mano, y la despedirá de su casa”

Regresemos a San Mateo 1: 18-25

v.18 “Antes que se juntasen se halló que ella había concebido del Espíritu Santo”

v.19 “José su marido… quiso dejarla secretamente”

v.20 “Y pensando es esto… (Se quedó dormido)”

¿Ha pensado cómo se sentiría José al saber que la mujercita que ama, y que quiere sea su esposa para toda la vida, está embarazada y no es de él?

La ley le muestra dos caminos, uno que muera, y el otro divorciarla; ambos significan desprestigiarla. Siente dolor en su corazón, no quiere hacer nada de eso; entonces, decide dejarla secretamente, pensando cómo hacerlo se   quedó dormido.

Este pasaje no dice nada más, pero yo creo que ambos han conversado ampliamente el ¿Qué pasó? Ella le dió la explicación (San Lucas 1:26-38) “¿Cómo será esto? Pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: el Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios”

La perspectiva de formar un hogar con ella, quedo frustrada. El deseo de ser feliz con la mujer que ama, se acabó. ¡¿Qué otras cosas más estarían dando vuelta en la cabeza de José?!

No, no. Dios no comete errores, escogió a la pareja acertada. Escogió a María, una mujer admirable, San Lucas 1:30 “Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has halado gracia delante de Dios”; y escogió a José, un hombre extraordinario, amaba a María, le creyó y no quería herirla ni perjudicarla.

San Mateo 1:20 “Y pensando en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es”

Cuando estuvo a punto de dar un paso doloroso, irse secretamente y dejarla, Dios mismo se interpuso v.24 “Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer”

Lo dije antes y lo repito ahora, Dios no comete errores. Escogió a la pareja perfecta para enviar a Su Hijo Amado. V.21 “Y darás a luz un hijo, y llamaras su nombre JESÚS, porque el salvará a su pueblo de sus pecados” v.23 “He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamaras su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros”

“Porque el salvará na su pueblo de sus pecados” en primera instancia se refiere a Israel, pero en cuanto este Hijo es crucificado, las barreras intermedias de separación son derribadas, ahora el pueblo incluye a todos los que lo han aceptado como único Salvador.

Predicado por más de setecientos años, Isaías 7:14, una virgen que dará a luz un hijo: señal extraordinaria y sobrenatural para toda la humanidad. Él no podía ser Emanuel, es decir Dios con nosotros, si no hubiera nacido de una virgen; Jesús es el salvador, porque es Emanuel.

Porque Él es Emanuel, porque es nacido de una virgen: Él es mi Salvador… ¿y tú?

Dios te bendiga ricamente.

SUMERGIRSE EN CRISTO.

Tags

San Mateo 20: 20-23.

v.22 “¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizado con el bautismo con que yo he de ser bautizado? Y ellos respondieron: Podemos”

A éstas alturas, han pasado cerca de dos años cuando el Señor Jesús fue bautizado por Juan en el rio Jordán, por lo tanto, no se está refiriendo al bautismo como un acto de sólo sumergirse en las aguas; el bautismo es mucho más que eso.

v.22… 23 “¿Podéis beber del vaso que yo he de beber?… a la verdad de mi vaso beberéis”. ¿Podéis ser bautizado con el bautismo con que yo soy bautizado?… y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados”

Recordemos las circunstancias en que se ésta dando esta conversación: Una madre pidiendo al Señor Jesús, que cuando él esté en su reino, uno de sus hijos pueda estar sentado a su derecha y el otro a su izquierda.

Él les contesta, “en primer lugar deben beber del vaso que yo he de beber” ¿Y cuál es vaso o esa copa? San Mateo 26:39 “Padre mío, si es posible, pase de mi esta copa” Jesús está a punto de ser arrestado, se vienen los momentos más difíciles de su vida como hombre, comienza a beber la copa del sufrimiento, del abandono total. Si realmente queremos estar presentes cuando el Señor este en su gloria, vamos a padecer, quizás, como él padeció. Romanos 8:17 “Si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados”

E inmediatamente les dice, “deben ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado” Cristo luego “beber del vaso”, de padecer dolor, desprestigio, incomprensión y mucho más; se sumergió en la plena voluntad del Dios Padre, el cual incluyó la muerte, y la muerte más terrible con que una persona pidiera ser matado. San Mateo 10:38 “Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mi”

El bautismo es “sumergirse; entrar totalmente en el agua para luego salir de ella”. Es un acto voluntario, reflexivo y público; donde confieso mi fe en Cristo; pero más que un rito es la obediencia a un mandato de nuestro Señor Jesucristo. Un mandato a introducirse totalmente en Él, hasta hacer morir nuestro yo y hasta hacer morir nuestros deseos carnales; para luego levantarnos a una nueva vida absolutamente gobernada por Dios, hasta ser una nueva criatura.

Gálatas 3:27 “Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos” El bautismo es también, a ser como Él es; vivir como Él vivió, andar como Él anduvo. Ante una situación difícil, no pretendamos dar una respuesta, dejemos que Él sea quien conteste y nos dé la salida.

Dios te bendiga ricamente.

MAS QUE VENCEDORES.

Tags

– Romanos 8: 35-39.

¿Quién nos separara del amor de Cristo?

¿Qué es el AMOR DE CRISTO?

Al leer el evangelio de San Juan 1:1 “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios; y el Verbo era Dios”, encuentro que nuestro Señor Jesucristo, por naturaleza, es Dios mismo, al igual con el Padre y el Espíritu Santo, siempre estuvo: “en el principio”; San Juan 1:14 “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”, EL voluntariamente dejó su trono para hacerse hombre y así pagar el castigo por nuestros pecados.

Cristo dejó su hogar en el cielo donde era adorado y honrado como él se merece, para venir al mundo en forma de hombre, donde seria ridiculizado, traicionado, golpeado y crucificado, para así pagar el castigo por nuestros pecados. Filipenses 2:6-8 “el cual (Cristo Jesús), siendo en forma de Dios, no estimo ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humillo a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. ¿Qué es el amor de Cristo? Que Él considero nuestra necesidad de un Salvador por nuestros pecados, más importante que su propia vida y comodidad.

Pero, para aquellos que lo hemos aceptado como nuestro salvador personal, Su amor nos lleva más allá todavía. San Juan 1:12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios”; el amor de Cristo nos hace hijos de Dios. Romanos 8:17 “y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo”; además, Dios a través del amor de Cristo nos promete algo muy importante, Hebreos 13: 5-6 “No de desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre”. El amor de Cristo es tan tremendo, que sin importar lo que pasemos, Él siempre estará allí.

Ahora bien, Romanos 8:35 nos hace una pregunta, ¿Quién nos separara del amor de Cristo? Pase lo que nos pase, el amor de Cristo por ti y por mí siempre estará allí, nada ni nadie nos lo va a quitar. No hay nada que nos separe de Su amor. Él está siempre pegadito a nosotros, atento para bendecirnos.

Inmediatamente nos presenta una lista de cosas posibles “que podrían excluirnos” del amor de Cristo. No es una lista total o completa, simplemente es una lista variada de cosas malas. V. 35-36 enemigos naturales. V.38-39 enemigos sobrenaturales.

La aflicción es un profundo sentimiento de tristeza, pena o dolor. Cuando es ocasionada por algún evento desafortunado (como la perdida de algo o alguien muy importante) se le conoce como tribulación; pero si es ocasionada desde nuestro interior (como creer que Dios nos ha abandonado, y no es así), se le conoce como angustia.

Ninguna circunstancia interna o externa nos separará del amor que Cristo tiene por cada uno de nosotros. Más aun, ni la muerte. Todo lo contrario, la muerte nos lleva a Su presencia. Esta es la esperanza que ha sostenido a la iglesia por siglos. Cuando Crisóstomo, un cristiano del siglo primero, fue amenazado por el emperador: “Te voy a dar muerte”, él tuvo la oportunidad de contestarle: “Por ello le doy gracias, porque me va a enviar a la presencia de mi Salvador”

Romanos 8:37 “En todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” La victoria le pertenece a Cristo y no a nosotros.

Hebreos 13:6 “Él es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre” Cuando ocurre un eclipse la luz solar es obstruida y todo se pone oscuro; pero, aunque la oscuridad haya proyectado su sombra a la tierra, no significa la luz del sol se haya apagado. Así ocurre con los hijos de Dios, todas las tristezas, internas, externas o sobrenaturales, pueden afectar nuestras vidas, nuestro gozo mundano; pero jamás, podrá acabar, ni siquiera tocar, el amor que Cristo tiene por cada uno de nosotros.

JAMÁS NOS ABANDONARÁ

Tags

Romanos 8:31-34.

V.31 “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros?”

– ¿Qué, pues, diremos a esto?

¿A que esto se está refiriendo? Definitivamente a verdades que ya se ha expresado antes, conceptos de los cuales no existe ya la menor duda.

Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”

Tremenda realidad, el cual solo es el punto de partida para todo lo hermoso que viene a continuación.

La vida es dura, ¿verdad?; alguna vez la familia, otra los vecinos o nosotros mismos… el diablo metiendo cizañas y buscando que destruirnos. ¿Hasta dónde nos ha metido? No lo sé; pero lo que si se y porque la Palabra de Dios me lo dice, es que nada de eso es comparable con la gloria venidera que Dios tiene para con cada uno de nosotros.

Solos, es decir la persona sin Dios, está completamente desprotegida, la Biblia nos compara con las ovejas, y si nos detenemos a mirar a estos animalitos vamos a darnos cuenta que no son muy inteligentes, es más, son torpes e indefensas, no tienen garras filosas ni colmillos afilados para defenderse, son seres completamente desprotegidos, expuesto a cualquier enemigo hambriento, fácil de ser destruido y por lo tanto necesitan de un protector: un pastor. Si nosotros somos ovejas, Cristo es nuestro pastor y con ÉL estamos seguros. No nos abandona jamas.

Romanos 8:32 “El que no escatimo ni a su propio Hijo, sino que lo entrego por todos nosotros, ¿Cómo no nos dará también con él todas las cosas?”

“Lo estregó por todos nosotros” Romanos 5:8 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo pecadores, Cristo murió por nosotros” Subrayemos “por todos nosotros” Lo entregó para toda la humanidad, Cristo murió por los pecados de todo el mundo estero, como lo dice también 1 Juan 2:2 “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” Cristo resolvió el problema del pecado, ahora el problema es de “creer y recibir”

Romanos 8:33 “¿Quién acusará a los escogido de Dios? Dios es el justifica”

Permítanme hacer un paréntesis para hablar de “los escogidos de Dios” Efesios 1:3-4 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales EN Cristo, según nos escogió EN EL antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él” El Padre escogió a nuestro Señor Jesucristo, lo dio para salvación; para que en ÉL escoger a toda la humanidad. “Los escogidos” son los pecadores que Dios ha justificado, aquellos que han creído y aceptado al Señor Jesús, las ovejas cuyo pastor es Cristo; a estos, nadie puede acusar ni condenar. (1) Siempre hay la elección soberana de Dios, ¿y cuál es? Romanos 9:8 “Esto es: no los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino los que son hijos de la promesa son los contados como descendientes” (2) Por lo tanto, requiere de una respuesta obligada del ser humano: Romanos 10:13 “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”

Romanos 8:34 “¿Quién es el que condenara? Cristo es el que murió; más aún el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros”

La razón por la que nadie (y se está refiriendo al enemigo de nuestras almas) nadie puede acusar ni condenar a los escogidos de Dios, a aquellos que hemos aceptado al Señor Jesús como nuestro Salvador personal, es cuádruple, veamos: (1) “Cristo murió por nosotros” Pagando así la deuda de nuestros pecados. (2) “Cristo resucitó” Nos da la esperanza que podemos ser declarados justos. (3) “Cristo está a la diestra de Dios” Antiguamente estar a la diestra del rey significaba “el que participa del poder y la gloria del rey” Cristo resucitado, vivo, está allí, participa del poder y la gloria del Padre para salvarnos. (4) “Cristo intercede por nosotros” Permítame una pregunta, ¿esta mañana usted oró por usted mismo? Claro, debió hacerlo, pero si no lo hizo, Cristo si oró por usted.

¿Por qué no ponemos nuestra vida presente y futura en manos de Aquel Pastor que puso su vida por las ovejas? Recuerda Romanos 8:28 “A los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.

Dios te bendiga ricamente.

TOSAS LAS COSAS AYUDAN.

Tags

Romanos 8:28.

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, a los que conforme a su propósito son llamados”

¿Todas las cosas? ¿También las cosas malas? SI. Si leemos con detenimiento este pasaje de la Palabra de Dios, encontramos una oración de ‘causa, efecto’. Buenas o malas, ayudan. Dulces o amargas, ayudan. Alegres o tristes, ayudan. Y ayudan para bien.

Dios es quien obra y dispone todas las cosas, las alegrías o los conflictos que muchas veces vivimos no son accidentales, para quienes creemos en Dios no existe la suerte, el destino o la casualidad; Dios dispone todas las cosas para nuestro bien.

Génesis 50:20 “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener con vida a mucho pueblo”

José miro todo lo que le ha pasado en su vida: sus hermanos quisieron darle muerte, luego lo vendieron como esclavo, desilusiones, sufrimientos, cárcel… Pudo haber renegado contra ellos, pero no; pudo también reclamar a Dios, ‘¿Por qué me haces esto?, no tienes ningún derecho de hacerme todo esto’ (aunque si lo tiene, Dios puede disponer cualquier cosa); pero no, el nunca perdió la confianza en Dios; Luego de muchos años se encuentra con ellos; nunca dejo de amarlos, los abrazo y les dice, “todo, todo, Dios lo encaminó a bien”

Revisemos pues con detenimiento lo que dice Romanos 8:28

= “Y sabemos….” ¿Qué es lo que sabemos? El apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, está dirigiendo su mirada a aquellas personas que tienen conocimiento, que saben quién es Dios; personas que han estado viviendo en el fracaso, en la inseguridad, cargados pero al mismo tiempo vacíos; personas que luego aceptaron al Señor Jesús como su Salvador personal, que han sentido bienestar, seguridad, protección, alivio de sus cargas porque ahora las han puesto en las manos de Dios. Personas que saben del amor de Dios, porque es de eso lo que ahora están llenas sus vidas.

Perdóneme, pero si hay alguien que no sabe del amor de Dios, lo que continúa en las Escrituras no es para usted. Aunque hoy mismo, usted, puede cambiar eso.

= “Y sabemos que los que aman a Dios, todas las cosas le ayudan a bien….” Bendiciones que están condicionadas única y exclusivamente para aquellos que aman a Dios. Primero, aceptando al Señor Jesús, tenemos la seguridad de su protección, provisión y amor; y segundo, amando a Dios, tenemos el arma para enfrentar cualquier conflicto.

Gálatas 5:6 “Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por amor”

El amor es la tarjeta de identificación del creyente, pero… ¿en qué consiste el amor?

1 Juan 4: 10-16 “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino que Él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios nos amó así, debemos también nosotros amarnos unos a otros… Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él”

El pastor conversando con un jovencito, le pregunta, ¿Cómo es que fuiste salvado? Él le contestó: Dios hizo su parte y yo la mía. ¿Y cómo es eso? le volvió a preguntar el pastor. El joven contesto: La parte de Dios fue salvarme y la parte mía fue pecar, me aleje de su presencia tan rápido como mi corazón pecador y mis piernas rebeldes me podían llevar; pero Dios corrió tras de mí, hasta que me alcanzó.

Hoy todo puede cambiar. Dios nos da los conflictos para que en ellos crezcamos. Algunas veces nos pone al fondo de un pozo, desesperación, no podemos ver nada, solo para arriba y pedir auxilio, ¿Cuál es el propósito de Dios?

“Esto es, a los que conforme a su propósito son llamados… para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo”. Allí está el plan inalterable de Dios, para que cada uno fuésemos hechos a la imagen de Cristo. Él quiere darnos salud, prosperidad, una familia muy hermosa; pero su real propósito es que seamos hechos a la imagen de Cristo.

El mismo Señor Jesús cuando estuvo en sufrimiento cruel, pidió a Su Padre le diera dirección y fortaleza necesaria para pasar la copa amarga “Padre, si quieres pasa de mí esta copa… pero que no se haga mi voluntad sino la tuya”. Cristo da todo el Señorío a Su Padre y se somete a Su voluntad. Su amor es nuestra mejor, nuestra única arma, para enfrentar los momentos más difíciles. ¿Estas pisando fondo? Mira arriba. Cristo es la máxima expresión del amor del Padre, ÉL me ama. Yo le amo. Todas las cosas me ayudan a bien.

Dios te bendiga ricamente.

UN MEJOR PACTO.

Tags

Hebreos 8:1-13.

v.6 “Pero ahora un mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas”

– “Mediador de un mejor pacto” Indudablemente se está refiriendo a nuestro Señor Jesucristo, pero, ¿a qué se refiere cuando dice, “un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas?”

Veamos un poco, porque “pacto” es el medio por el cual Dios trata con cada uno de nosotros. Dios nos creó para que seamos un pueblo justo y que le adore, pero desobedecimos y nos alejamos cada vez más de esa meta. Romanos 3:12 “Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”; a través de toda la historia Dios está queriendo restablecer ese “compañerismo” perdido, entonces hizo pacto.

. En una oportunidad hablo con Noé, y le pidió construir un enorme barco muy lejos del agua y que reuniera animales que Él le especifico; pero esperó la respuesta de Noé.

. En otra oportunidad Dios ordeno a Moisés sacar a los israelitas de Egipto, e incluso le dio órdenes específicas para la vida social y religiosa de aquellos, con promesas de bendiciones y maldiciones; pero esperó la respuesta de Moisés.

El Pacto crea una tensión entre la soberanía de Dios y el libre albedrio humano. Qué bueno que en los ejemplos citados, Noé y Moisés confiaron en Dios, y por fe obedecieron, pero la humanidad desobedeció; el mundo se burló de Noé, los que salieron con Moisés de Egipto, todos desobedecieron y perecieron en el desierto. La respuesta de la humanidad caída, desde Adán, usando su libre albedrio, es desobedecer el pacto.

En una época de decadencia política, moral, religiosa y espiritual del pueblo hebreo, cuando el reino del Sur (Judá) fue llevado cautivo a Babilonia por Nabucodonosor; Dios habla a través del profeta Jeremías lo siguiente, Jeremías 31:31-34 “… Hare un pacto nuevo… no como el pacto que hice con sus padres… porque ellos invalidaron mi pacto… pero este es el pacto que hare con la casa de Israel…: daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón, y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo”

Tanto en el antiguo pacto como en el nuevo, el objetivo de Dios es el mismo: Restablecer la comunión del hombre con Dios. Cuando dice, “ellos invalidaron mi pacto”, está señalando donde está realmente el fracaso del pacto. El problema no es el pacto, es la respuesta del hombre, el ejercicio de su libre albedrio de una humanidad que está buscando alejarse de Dios.

Dios ahora va a poner su ley en nuestras mentes y las escribirá en nuestros corazones. Ahora cumplirla será un deseo interno, una evidencia que estamos en armonía con Dios y no un requisito para ello, una evidencia de que somos salvos, una evidencia que Dios está con nosotros. Ahora la salvación viene gratuitamente a través de aceptar a nuestro Señor Jesucristo como Salvador personal.

Efesios 2:8-10 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”

Un nuevo pacto, un mejor pacto. Somos hechos hijos de Dios. No sé si usted haya sido maltratado en su pasado por su papá o por su mamá, o si le fue negada una herencia porque nunca lo consideraron un hijo; solo quiero decirle que hay una gloria muy grande en el cielo, es nuestra, ahora somos hijos de Dios, por tanto, herederos de ÉL. Gálatas 4: 6-7 “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo”

Hebreos 8:6 “un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas” Al recibir al Señor Jesús algo increíble comienza a suceder: las obras de Satanás que nos mantenían esclavos, comienzan a ser destruidas. Muchas y mejores promesas vamos a comenzar a ver. Un nuevo pacto y mejores promesas que serán nuestras, la sangre de nuestro Señor Jesucristo derramada en la cruz lo hizo posible. Hoy nos pide creerle, aceptarle y seguir siéndole fiel.

Dios te bendiga ricamente.

 

EL BAUTISMO, UN TESTIMONIO, ¿DE QUE?

Tags

,

Romanos 6:1-14.

Permítanme comenzar con una pregunta, ¿Usted, yo, en este momento, somos personas muertas? Por supuesto que para contestar, mucho va a depender de nuestra relación con Dios. Desde un punto de vista la respuesta es, sí; pero desde otro punto de vista la respuesta es, no. Me explico.

Colosenses 3:3 “Porque habéis muerto”

Romanos 6:2 “Hemos muerto al pecado”

Romanos 6:11 “Consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro”

Gálatas 3:28 “Porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”

— Si soy uno en Cristo, soy lo que EL es. Cristo no está muerto, EL está vivo, por lo tanto, soy muerto, al pecado, pero vivo, para Dios en Cristo Jesús. Ese secreto quedara escondido hasta que decidamos confesarlo públicamente y la manera de hacerlo es a través del bautismo—

Romanos 6:3-4 Con el bautismo confieso: (1) El Señor Jesús murió por mí, (2) He sido sepultado juntamente con EL, (3) Yo también he resucitado para andar en vida nueva.

Tengo que hacer una observación muy importante porque pudiera ser que alguna persona, por ignorancia suya o de sus padres o por cualquier otro motivo, haya sido bautizado, o este testificando de algo que no es.

Hechos 2:41 “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados” Lo que es más: todos fueron bautizados. Y esa era la tónica. En la Iglesia Primitiva no había quien no era bautizado. Escuchaban la Palabra, aceptaban al Señor Jesús como su Salvador e inmediatamente daban testimonio de su fe.

Cristo es muerto y sepultado por nosotros. Su muerte es la base para nuestra fe, nuestra salvación descansa en la muerte de Jesús. Cristo murió y pagó el precio que nosotros merecíamos pagar. Aunque su vida fue muy hermosa y su ejemplo también; fue su muerte la que nos trajo redención. Al bautizarme testifico que yo también he sido muerto y sepultado juntamente con Cristo; también testifico que como Cristo, he resucitado para andar en vida nueva.

Luego que el Señor Jesús resucitó no tuvo que cargar nunca más el pecado de nadie, solo vivió para hacer la voluntad de Su Padre. Si el pecado nos llama, no vamos a responder porque estamos muertos. Si el pecado nos da órdenes, no vamos a obedecer porque hemos muerto a su autoridad. Aun, si el pecado nos asalta y causa daño… Romanos 6:14 “el pecado no se enseñoreara de vosotros”. Ahora vivimos una vida completamente nueva, muy diferente a la vida de antes. Ahora vivo para hacer la voluntad de mi Padre Celestial.