¡FELIZ DIA PAPITO!

Tags

,

Romanos 8: 15-17.

v.15 “Habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!”

Todos tenemos un Padre celestial, y hoy que estamos celebrando el Día del Padre, ¿podemos mirar al cielo y decir a nuestro papito ¡Feliz Día!? Yo creo que sí, lo que tenemos que identificar es, quién en realidad es nuestro Padre.

Aunque sea muy duro tenemos que decirlo, no podemos conformarnos con ser ciegos guiando a ciegos.

– Un niño sale de paseo con su papá. Sentados a la orilla del mar, el niño le pregunta: papi, ¿Por qué los barcos no se hunden? Papá luego de pensarlo, le contesta: La verdad hijo, no lo sé.

Un momento después, el niño le hace otra pregunta: papi, ¿Cómo respiran los peces bajo del agua? Papá luego de pensarlo, le contesta: La verdad hijo, no lo sé.

El niño le hace otra pregunta: papi, ¿Por qué el cielo es azul? Papá luego de pensarlo, le contesta: La verdad hijo, no lo sé.

. El niño no queriendo incomodar más a su papá, decide hacerle una última pregunta: papi, ¿no te está molestando que te haga tantas preguntas, verdad? A lo que el padre inmediatamente le contesta: Claro que no, hijo. ¿De qué otro modo vas a aprender?

– Tenemos que tener mucho cuidado e identificar quien es nuestro Padre.

– San Juan 8. v37 “Sé que sois descendientes de Abraham; pero procuráis matarme, porque mi palabra no halla cabida en vosotros. V.38 Yo hablo lo que he visto cerca del Padre; y vosotros hacéis lo que habéis oído cerca de vuestro padre. V.44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de lo suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”

En el universo hay dos padres espirituales: Dios Padre, a quien conocemos a través de nuestro Señor Jesucristo; y el diablo, enemigo de nuestras almas y padre de mentira; “padre de mentira” porque realmente no es padre de nadie; considerando que el padre siempre quiere lo mejor para sus hijos, no merece llamarse padre.

Hace un momento les hice una pregunta: ¿podrías mirar al cielo y decirle a tu Padre ¡Feliz Día papito!?

Recuerda el pasaje bíblico de San Juan 8 que acabamos de leer. Ellos eran descendientes de Abraham, hijos de sangre, mas no eran hijos de Dios; y la única razón es: “porque mi palabra no halla cabida en vosotros”

– Romanos 8:15 “Habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!”

En los días de nuestro Señor Jesucristo, la ley romana hacía muy difícil la adopción, pero una vez realizada era para siempre. Un hijo natural (de sangre) podía ser desheredado “porque mi palabra no halla cabida en vosotros”; pero un hijo adoptado no, salvo que éste, después, decida lo contrario.

Gálatas 4: 4-6 “Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que están bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo”

Dios da todas las bendiciones prometidas a sus hijos, pero, ¿Quiénes son sus hijos? –Los que han sido adoptados. ¿Quiénes has sido adoptado como hijos de Dios? – Los redimidos por nuestro Señor Jesucristo. Estos son los que mirando al cielo pueden clamar ¡Abba, Padre!

– “Abba”, es una palabra aramea que significa papá, exalta la íntima relación de un hijo con su padre. El niño pequeño lo llama “papi”, “papito”

Todos somos creaciones de Dios y todos seremos juzgados por él; pero “¡Abba, Padre!” solo puede ser pronunciado por quienes tienen una íntima relación con el Padre Dios.

¡Feliz Día papito!

 

Advertisements

UNA VIDA PARA SER VIVIDA.

Tags

Hebreos 12:1-2.

“Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús”

– Recuerdo que en una oportunidad fui invitado a una competencia de aventura-deportiva, el reto consistía en llegar a la cumbre del cerro que está aquí en la ciudad de Pasadena. El tramo no era muy largo, pero si agotador; a mitad de camino, el calor, la mochila, la botella de agua; comenzaron a agitar el corazón el cual provoca nerviosismo, inquietud, y algunas veces excitación. Unos querían quedar allí nomas.

Hay cosas en la vida que no nos permiten llegar a la meta que Dios tiene para cada uno de nosotros.

. Llegar hasta la mitad, no es la meta.

. Estar delante de los demás y en una parte bien alta, no es la meta.

. Conocer bien el camino, no es la meta.

. La meta es llegar a la cumbre; todo el resto es solo el camino que tenemos que recorrer para llegar a la meta.

Apocalipsis 3:21 “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”

Esa es nuestra meta para ésta vida. El mismo Señor Jesús se pone de ejemplo.

. Nacer en un pesebre, no fue su meta.

. Ser negado y abandonado, no fue su meta.

. Morir en una cruz, no fue su meta.

. Su meta es salvar a la humanidad de sus pecados, para eso vino al mundo; por eso, hoy está sentado a la diestra del Dios Padre.

El nacer en un pesebre porque no había lugar para El, el ser negado, ofendido, y perseguido, el ser crucificado; todo fue sólo el camino para darnos salvación. Haciendo todo ese recorrido, entonces Dios hizo su parte: Sentarlo en su trono.

– El trabajo que por veintidós años fue el sustento para mi hogar se fue a la bancarrota, el gerente me llamo a su oficina y me dijo: “Rubén, lo siento, no hay lugar para usted”; ¿ese era mi destino, ser un desempleado, o sólo el camino que por ahora me tocará vivir?

– El medico te ha dicho que tu enfermedad es muy difícil de curar y desde hoy tu vida será diferente; ¿esa era tu meta o solo el camino que por ahora te toca recorrer?

– Habacuc 3: 17-19 “Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegrare en Jehová, y me gozare en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis altura me hace andar”

Mucho de lo que hoy nos puede estar pasando, no es nuestro destino, es sólo el camino. Seamos humildes para vivirla, pero creamos en Dios, que Él nos puede sacar del hoyo.

Hebreos 12:1 “Despojémonos de todo peso”

¿Cuál es el peso que estamos cargando que ni dificulta ver la meta?

¿El orgullo? Las cosas que has logrado por tus propios méritos, ¿te hacen sentir que eres mejor que los demás? Tu país, raza o color de tu piel, ¿te hacen sentir que eres superior a los demás? Tu belleza, sea física, cultural o religiosa, ¿te hace sentir que eres mejor que los demás?

“Despojémonos”, implica “dejar a un lado” y vivir esta parte de tu vida humildemente, y creyendo que el Señor Jesús es quien nos dará la corona de vida y sentara a su diestra.

Hebreos 12:1 “Despojémonos del pecado que nos asedia”

¿Qué tan fácilmente nos enreda o distrae? Aun las cosas buenas, si nos hacen descuidar nuestra meta, es pecado.

Filipenses 3:13-14 “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”

“Prosigo” El cristianismo es una vida que debe ser vivida puestos los ojos en Jesús. Olvídate de “cuando estabas bien de salud o de cuando estabas mejor”, pon tus ojos en Cristo y sigue hacia la meta.

Hebreos 12:2 “Puestos los ojos en Jesús”

Eso es, “mirando intensamente a Jesús”, no a la gente, no a las circunstancias, no a ti mismo.

No sé la manera cómo lo harás, pero me gustaría encontrarnos en el trono del Señor Jesucristo.

Dios te bendiga ricamente.

INTERCESION.

Tags

,

Hechos 12: 1-11.

“En aquel mismo tiempo” En este caso específico, se está refiriendo al tiempo de los inicios de la iglesia cristiana, donde hombres y mujeres llenos del Espíritu Santo, no dejaban de predicar del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, y la iglesia crecía cada día.

Todo inicio es muy duro especialmente cuando hay mucha oposición, cuando hay personas que sienten que sus intereses están en riesgo de perderse.

“En aquel mismo tiempo”, fue el tiempo cuando más se golpeó a la iglesia. Desde el rey y todos los que podían, se opusieron a esta nueva doctrina de salvación.

Hechos 12:1 “En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles”

Este rey Herodes, es Herodes Agripa I, nieto de Herodes el Grande, quien por motivos estrictamente políticos, no religiosos, mucho menos espirituales, era un estricto practicante del judaísmo. Ay, como me hace recordar a muchos “celosos de los asuntos de Dios” en la iglesia en general de hoy en día. Religiosos por interés, de este tema se puede obtener muchos ejemplos.

Lo cierto es que por buscar que agradar a la gran mayoría, que después los va a necesitar; Herodes Agripa I, hizo de las peores atrocidades, que iglesia alguna haya podido soportar.

Hechos 12:2 “Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan”

Han pasado aproximadamente cuarenta años de la crucifixión de nuestro Señor Jesucristo; ahora el método de muerte más humillante, indigno y despreciable, es la decapitación, “volarle” la cabeza con una espada al sentenciado.

Gálatas 1:18-19 “Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con el quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo, hermano del Señor”

Jacobo era un líder muy importante de la naciente iglesia, es considerado el autor fe la Epístola de Santiago; junto con su hermano Juan y Pedro, formaron el círculo íntimo de discípulos del Señor Jesús (San Marcos 5:37), acabar con todos ellos, le daría a Herodes gran popularidad y fortuna, lo que es más, al maltrato agrado a los judíos.

Hechos 12:3 “Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro”

Y mientras todo esto sucedía, ¿Qué hacia la iglesia?

Hechos 12:5 “Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacia sin cesar oración a Dios por él”

El propósito de la oración es, pasar un tiempo con Dios; conversar con Él.

Dios ama a aquellas personas por quienes venimos orando, incluso, mucho más que nosotros mismos; Dios quiere bendecirlos, pero muchas veces somos nosotros, los que estamos intercediendo, quienes hacemos que Dios responda de una manera diferente.

Isaías 59:1-2 “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír”

Hechos 12:6-11 “… Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba”

Si oramos por alguien, pero en nuestras vidas hay pecado, lo único que estamos logrando es apartar la bendición de Dios para esa persona.

Dios te bendiga ricamente.

NUESTRO PROJIMO.

Tags

,

San Mateo 5: 43-48.

Aunque ya estamos celebrando nuestro quinto aniversario, todavía somos una congregación nueva; y es nuestra oración, y creo que la de ustedes también, que nunca nada ni nadie nos mueva de la predicación dirigida por el Espíritu Santo, e inspirada en la Palabra de Dios.

– San Mateo 5:43 “Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo”

La ley realmente dice en Levítico 19:18 “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”; y ese gran mandamiento, realmente, es el cumplimiento de toda la ley. Gálatas 5:14 “Porque toda la ley en una sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”

Pero los intereses, las costumbres, las tradiciones que se van formando con el transcurso del tiempo, van variando el concepto real de Las Escrituras; Luego de unos años, y de acuerdo a su visión, ellos entendieron al mandamiento así: “Amaras a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo”. Agregaron, cambiaron completamente el mandamiento de Dios. Por tanto, varió la predicación, no más fue dirigida por el Espíritu Santo ni inspirada en la Palabra de Dios. Es mi oración que eso nunca suceda en la Iglesia Evangélica “Unidos por Cristo”

¿Saben cuál es el problema? Ellos nunca entendieron quién realmente es su prójimo.

Tuvieron muchos prejuicios e intereses, y posiblemente hasta celos; redujeron el concepto de prójimo a una sola nación y religión y podrían extenderlos hasta aquellas personas que están de acuerdo con sus pensamientos. Por lo tanto, sostenían lo que no es bíblico: “aborrecerás a tu enemigo”

San Mateo 5:44 “Pero yo os digo:” Quien está diciendo, quien está corrigiendo, es Cristo Jesús, aquel que dio su vida por nosotros cuando aún éramos sus enemigos. Romanos 5:10 “Porque siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo” Él nos dice: “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad a los que os ultrajan y os persiguen”

La lección que Cristo nos está dando hoy, es que quitemos de nuestras vidas cualquier raíz de amargura y arranquemos de nuestro corazón lo que aún queda de corrupto en nuestra naturaleza heredada.

1 Pedro 3:9 “No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición”

Cuando hayamos hablado todo lo bueno que podamos de aquellos que nos ofenden, NUNCA nos atrevamos a decir algo más. No es nada nuevo que los santos hombres de Dios fueron maldecidos, aborrecidos y perseguidos, sucedió con Cristo mismo.

San Mateo 5:45-47 “¿Qué hacéis de más?” Sabemos de la Palabra de Dios más que otros, hemos sido bendecidos más que otros, hablamos de Dios más que otros; ahora ÉL espera más de nosotros. Vamos a ser recompensados no por el hecho de ser cristianos, si no por lo que amamos y oramos por nuestros enemigos.

La exhortación del Señor Jesús, para que todo esto sea posible, está en el verso 48.

San Mateo 5:48 “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”

El deber y objetivo de todo cristiano, es caminar hacia la perfección, la santificación.

Filipenses 3:12-14 “No que la haya alcanzado ya, ni que sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”

Dios es perfecto, humanamente nosotros nunca vamos a lograr hacerlo, sin embargo, los cristianos debemos esforzarnos diariamente en alcanzarlo, ser como Dios es nuestra meta. En nuestras vidas debe haber un equilibrio entre la santificación que se obtiene como regalo de Dios al momento que aceptamos al Señor Jesús como nuestro Salvador personal, y la santificación progresiva por el esfuerzo de alcanzar la semejanza en Cristo.

Dios te bendiga ricamente.

Feliz quinto aniversario Iglesia Evangélica “Unidos por Cristo” Un abrazo también a todos los que nos leen.

DERRAMARE MI ESPIRITU.

Tags

Hechos 1: 4-8.

Una promesa que se cristaliza ya.

v.5 “Porque Juan ciertamente bautizo en agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días”

v.8 “Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”

Hechos 2: 14-21.

Permítanme leer los versos dieciséis y diecisiete: “Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, dice Dios, derramare de mi Espíritu sobre toda carne”

También Jeremías 36:27 “Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y hare que andéis en mis estatutos, y guardareis mis preceptos, y los pongáis por obra”

– Este es un mensaje para todo el pueblo (sobre toda carne) y no solamente para los pastores: No que sea muy difícil, es imposible, para quienes no hayan recibido el Espíritu de Dios, andar, y guardar, y hacer la Obra de Dios.

Hebreos 10:1 “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, NUNCA PUEDE, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan”

– Dos cosas y una conclusión: Si ya no queremos pecar más, y si queremos experimentar el perfecto amor; es necesario que el Espíritu Santo, sea derramado en nuestros corazones.

Somos una Iglesia Cristiana y la Palabra de Dios nos dice, Somos una nación santa y que cada uno de nosotros somos un real sacerdocio (1Pedro2:9-10), y también, usted y yo, somos templo del Espíritu Santo ((1Corintios 3:17). Por tanto, todos los cristianos somos santos.

– Pero notemos algo más: 1Pedro 1:14-15 “Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes tenías estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamo es santo, sed también vosotros santos EN TODA VUESTRA MANERA DE VIVIR”

Hay dos temas para una vida de santidad. La primera, cuando hemos sido perdonados de nuestros pecados y nacido de nuevo, esto es cuando hemos sido declarados justos, y la segunda, es la purificación interna, cuando hemos sido bautizados con el Espíritu Santo, “Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu”

La santificación, más que un estado, es una condición que se va dando de momento a momento. 1Juan 1:7 “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”

El Espíritu Santo no solo que es santo, santifica a cada persona de una manera progresiva. Comienza cuando recibimos al Señor Jesús como nuestro Salvador personal, continua día a día limpiando nuestros corazones; y la santificación de cada uno es consumada de gloria en gloria, hasta el día de la glorificación.

Para esto, el apóstol Pablo nos exhorta: Romanos 6:

– v.11 “Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro”

– v.12 “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias”

– v.13 “Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia”

Permítanme concluir de la siguiente manera:

1Tesalonicenses 5:23 “Y el mismo Dios de Paz os santifique POR COMPLETO; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”

A cada uno de nosotros se nos pide rendirnos a la voluntad de Dios, solo así el Espíritu Santo será derramado en cada uno de nosotros. El mismo Dios es quien nos santifica por completo.

– Dios te bendiga ricamente.

AMOR INCOMPARABLE.

Tags

,

Isaías 49: 8-15.

Dios promete restaurar a Sion. Sion es uno de los montes sobre los cuales estaba Jerusalén. Con el tiempo, Sion vino a significar todo Jerusalén, pero con frecuencia es utilizado, en forma figurada, para designar a la iglesia. Salmos 126:1 “Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, seremos como los que sueñan”. En este mismo sentido figurado, permítanme decir que, Sion se está refiriendo a aquellas personas que conocen muy bien de la salvación que viene de Dios.

Isaías 49:14 “Pero Sion dijo: Me dejó Jehová, y el Señor se olvidó de mi”

Difícil explicar a estas personas que Dios NO los ha dejado NI los ha olvidado, que nunca dejará de demostrar su amor para aquellos que estamos necesitados de Él. Y la mejor manera que encuentra Dios para hacernos comprender, es comparar Su amor con el amor de mamá. Comienza su respuesta con una pregunta.

Isaías 49:15a “¿Se olvidara la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre?

– ¿Cómo olvidarse de aquella célula que se convirtió en embrión y que de una manera milagrosa dió origen a un ser humano a la imagen y semejanza de Dios?

– ¿Cómo olvidarse de aquella criatura que tuvo vida por su vida?

– ¿Cómo olvidarse de aquella criatura la cual ella fue su primer alimento y que respiró por su respiración?

– ¿Cómo olvidarse de aquella criatura que es carne de su carne y hueso de su hueso?

– ¿Cómo olvidarse de aquella criatura que por nueve meses tuvo por habitación lo interno de su cuerpo y que por nueve meses sintió sus latidos y sus movimientos?

– ¿Cómo olvidarse de aquella carita inocente, y su risa, y su lenguaje del lloro para pedir alimento o por cualquier malestar?

-¿Cómo olvidar a aquel niño, al adolescente, al joven o al adulto que a pesar de los años sigue siendo el fruto de su vientre?

Una madre jamás dejara de preocuparse y demostrar amor por su hijo o hija, porque es suyo, es un pedacito de sí misma.

Nada produce mayor gozo en el corazón de una mujer, que el saber que en su vientre se puede formar una criatura, a quien luego podrá acariciar, vestir, bañar, mirar y llorar por él. Es un amor incomparable.

Pero hay algo que una madre si olvida de sus hijos.

San Juan 16:21 “La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo”

Se ha dicho que el dolor que siente una mamá al dar a luz es tan grande que no se puede comparar con ningún otro dolor, pero eso, la mamá lo olvidó el mismo día en que naciste tú, cuando te abrasó te dio su amor para siempre. Por eso, ella invierte toda su vida a tu cuidado.

Así, y mucho más, es el amor de Dios por sus hijos.

– Claro, seamos honestos, muy lamentablemente, no todas las mamás se comportan así, hay algunas muy pocas ocasiones, que sucede todo lo contrario; descuidan, maltratan o abandonan a su recién nacido; se seguro, están pasando por algún desequilibrio emocional, por las cuales debemos orar mucho. Si eso ha sucedido en alguno de nosotros, recordemos lo que dice la Palabra de Dios, Isaías 49:15b “Aunque olvide ella, yo nunca me olvidare de ti”

La verdad que Dios nos está dejando en este día, es, el amor de mamá es tan grande, que solo puede ser comparado con el amor de Dios.

Madres, Dios las bendiga ricamente.

Hijos, abracen y besen a mama.

EL PECADOR CULTO Y REFINADO.

Tags

Romanos 2:1-11.

Permítanme hacer un paréntesis antes de presentar el tema de hoy.

– En el capítulo uno de la Epístola a los Romanos, el apóstol Pablo menciona a un grupo de personas (v.21-29) que sabiendo de Dios no le glorificaron como tal, y profesando ser sabios se hicieron necios, que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y cometieron hechos vergonzosos contra lo que es natural, cuyas mentes están atestadas (completamente llenos de) injusticia, fornicación, perversidad… una lista de veintidós atributos que de alguna manera encontramos en este tipo de personas.

– La pregunta es ¿Cuál debe ser la actitud del creyente hacia estas personas?

Por supuesto no es nada fácil tratar este tema. Deseamos que todos lleguen a ser salvos y sean liberados del terrible pecado que les acedia. Alguien dijo que hace años “vivimos en la civilización de la acedia. La acedia es un virus que se nos inyecta en el alma. Los síntomas de la infección son: pérdida de tensión en el alma, sensación de vacío, aburrimiento, desgana, incapacidad de concentración, ansiedad del corazón, falta de esperanza. Llega precedida de la tristeza y la agresividad. Llega después de un deseo frustrado (tristeza) y después de encenderse, se convierte en ira”. Creo que nuestro Señor Jesucristo vino a recatarnos a todos por igual y nos encargó el ministerio de la predicación del Evangelio.

Decía es tu tema difícil de tratar porque no todos piensan igual y prefieren tenerlos lo más lejos posible, de este segundo grupo de personas nos habla el capítulo dos de Romanos y lo primero que les dice es:

Romanos 2:1 “Eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; porque en lo que juzgas a otros, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo”

El moralista, el culto y refinado, el creyente que se considera muy elevado; prefieren evitarlos; algo así como el religioso que encontramos en San Lucas 18:11-12 “El fariseo, puesto de pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmo de todo lo que gano”

La expresión “tú que juzgas haces lo mismo” revela la verdad de Dios: Juzgar a las personas es lo mismo que pecar.

Ninguno tenemos el derecho de hacer juicio sobre el pecador. Es un error. Nosotros vemos las apariencias, Dios ve los corazones. ¿Y por qué ve Dios los corazones? Porque es el lugar más precioso de los seres humanos; es allí donde residen los más negros pecados o las más bellas virtudes.

Romanos 2:2 “Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad”

Dios no nos juzga por lo que aparentemente somos. Dios nos juzga por lo que realmente somos. Es un error creer que por ser una persona de un elevado nivel moral, o culto, o creyente no estaremos en el justo juicio de Dios.

El juicio es un atributo que le corresponde única y exclusivamente a Dios. – Salmos 119:137 “Justo eres tú, oh Jehová, y rectos tus juicios”. Y es eterna – Salmos 119:142 “Tu justicia es justicia eterna, y tu ley es la verdad”. Y será para todos, sin excepción – Romanos 2:11 “Porque no hay acepción de personas para con Dios” No importa si ya eres salvo o no, todos estaremos en el justo juicio de Dios.

Romanos 2:5-10 Todos recibiremos la paga conforme a las obras que hemos hecho. Nuestra conducta buena o mala refleja la condición de nuestro corazón. OJO. Atento a lo siguiente: la vida eterna no es una recompensa a las buenas o mala obras, eso sería contrario al contexto de las Escrituras. – Efesios 2:8-10 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no es de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparo de antemano para que anduviésemos en ellas” La vida eterna es una recompensa a un corazón regenerado por Dios que hace buenas obras.

Dios no tiene favoritos, judíos o no judíos, si pertenece o no a la membresía de alguna iglesia, o si pertenece a una buena familia, o si hace muchas o pocas obras. Dios solo va a ver si en el corazón de cada uno de nosotros está nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Dios te bendiga ricamente.

CUANDO DIOS HABLA.

Tags

Predicado por el hermano Joel Barajas.

Job 33: 8-14.

Ciertamente a través de Job Dios nos muestra que aunque nos consideremos justos en nuestra propia opinión, en los planes de Dios siempre existe un propósito mayor, el cual es muy probable que nosotros no podamos ver.

EL SER HUMANO SE JUSTIFICFA. Job 33:8 “De cierto tu dijiste a oídos míos, yo oí la voz de tus palabras que decían:”

Es parte de nuestra naturaleza querer justificarnos cuando hemos obrado mal, el principal motivo es para no dar cuentas de nuestras actitudes, o en otras palabras, no recibir castigo.

– Adán trato de justificarse. Eva trato de justificarse. El pueblo de Israel trato de justificarse.

– Jeremías 2:35 “Soy inocente, de cierto su ira se aportó de mí. He aquí yo entrare en juicio contigo, porque dijiste: No he pecado”

Cuando el Señor habla, lo hace por corrección y amor a los suyos, mostrándoles su condición actual. Y es común que la persona o nación, que nunca actúa conforme a la voluntad de Dios, se crea inocente.

El Señor trata con la iglesia de Laodisea hablándole de algunas cosas que tiene contra ella. Apocalipsis 3:19 “Yo reprendo y castigo a todos los que amo; se, pues, celoso, y arrepiéntete”

NO ENTENDEMOS SU VOZ. Job 33:15 “Por sueño, en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho”

PARA QUITARNOS EL MAL PROCEDER. Génesis 20:3 “Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche, y le dijo: He aquí muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada con marido”

Si hay autoridades que me sorprenden, dentro de la Biblia, son aquellos como Abimelec, el rey de Nínive, escucho la Palabra de Dios, y corrigieron su proceder, exaltando su inocencia, Dios le dice: Yo te detuve de pecar contra mí.

HACER CONCIENCIA DE SOBERBIA. Génesis 31: 22-24 “Y al tercer día fue dicho a Laban que Jacob había huido. Entonces Laban tomo a sus parientes consigo, y fue tras Jacob camino de siete días, y le alcanzo en el monte de Galaad. Y vino Dios a Laban arameo en sueños de aquella noche, y le dijo: Guárdate que no hables a Jacob descomedidamente”

Laban estaba enojado con Jacob porque se había ido como huyendo, además, Laban dice que le ha robado después de comprobar que no le ha robado. Dios le ordeno no hablar con soberbia.

Si no te das cuenta que tu lenguaje es ofensivo, pídele a Dios que te lo haga saber. Cuando hemos recibido algún privilegio y nuestro comportamiento se vuelve arrogante, y quizás, vemos a los demás como a inferiores, Dios nos habla de una o dos maneras.

En nuestros días, no sé si es tanto el pecado, que ya no es posible apartar a nadie, porque el mundo se ha contaminado totalmente.

Hebreos 1:1-3 “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en los postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyo heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas”

Dios nos dejó Su Palabra, el cual habla de Su Hijo Jesús, y el Espíritu Santo confirmara todas las palabras en ella escrita.

Dios nos sigue hablando de una manera o dos, ¿La has creído?

Job 33:9 “Soy limpio y sin defecto; soy inocente, y no hay maldad en mi”

Job cuando se justifica diciendo que no peco, ni hay rastro de culpa en él, también da a entender que siguió los caminos del Señor de todo corazón, y no tenía en mente algún pecado el cual le mereciera esta desgracia, este castigo fue tan grande.

 

EL VELO SE QUITARA.

Tags

,

Éxodo 34:29-35; 2Corintios 3:7-16.

Permítanme recordar, por un momento, la historia de Moisés y la ley.

– Éxodo 32:16 “Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre tablas”

Esta escritura en sus primeros artículos decía: – Éxodo 20:1-6 “No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás…”

Mientras Moisés todavía estaba en la cima del Monte, el pueblo ya estaba quebrantando la ley: – Éxodo 32:1-4 “…A este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos que le haya acontecido… e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto…” Lo cual enciende la ira de Dios –Éxodo 32:9-10 “Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande” También se enciende la ira de Moisés – Éxodo 32:19 “Y aconteció que cuando el llego al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojo las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte”

¿Por qué arroja y quiebra las tablas? Si se las hubiera entregado, en ese mismo momento, aquella nación habría sido destruida totalmente; y comenzado una nueva nación a partir de Moisés. Ira, pero más amor por las personas en pecado.

En el capítulo treinta y cuatro vemos a Moisés nuevamente en la cima del Monte Sinaí, suplicando a Dios que tenga misericordia de ellos. – Éxodo 34:9b-10 “Y perdona nuestra iniquidad y nuestro pecado, y tómanos por tu heredad. Y el contesto: He aquí yo hago pacto delante de todo el pueblo…” Entonces, Dios les da una segunda oportunidad, Éxodo 34:28 “Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos”

Junto a ello, Dios les provee de una tienda de reunión o tabernáculo y un sistema de sacrificios; que serían las bases para que el pueblo tenga un acercamiento a Dios. La ley ofreció al ser humano un camino se salvación, pero era necesario cumplir con toda ella. – Levítico 18:5 “Por tanto, guardareis mis estatutos y mis ordenanzas, los cuales haciendo el hombre, vivirá en ellos. Yo Jehová”

– Lo interesante de esta historia lo encontramos en Éxodo 34:29-35 “…No sabía Moisés que la piel de su rostro resplandecía, después que hubo hablado con Dios. Y Aarón y todos los hijos de Israel miraron a Moisés, y he aquí que la piel de su rostro era resplandeciente; y tuvieron miedo de acercarse a él…Y cuando acabo Moisés de hablar con ellos, se puso un velo sobre su rostro…hasta que entraba a hablar con Dios”

“Resplandeció el rostro de Moisés” El apóstol Pablo nos explica que éste misterio es para enseñarnos la existencia de dos ministerios. 2Corintios 3:7-16.

V.7-9 “Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, ¿Cómo no será más bien con gloria el ministerio del Espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación” V.14-16 “Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo es puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará”

Un ministerio, el del pacto antiguo, de condenación, de muerte, el cual había de perecer, el cual por Cristo es quitado. Otro ministerio, el del Espíritu; ofrece vida en Cristo Jesús; su sacrificio en la cruz quito el velo que nos separa de Dios.

– Romanos 3:20-22 “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado, porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia”

 

 

BUENA, AGRADABLE, Y PERFECTA.

Tags

Romanos 12:2.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”

Aunque muchos la vean lejos y difícil, la voluntad de Dios siempre es buena, agradable, y perfecta.

San Juan 6:40 “Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna”

Gálatas 4:19 “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros”

Por medio de estos dos versículos, los apóstoles Juan y Pablo, nos enseñan que la voluntad de Dios, es que seamos salvos por ver y creer en nuestro Señor Jesucristo, y desde entonces, empezar a vivir como ÉL, hasta que Cristo sea formado en cada uno de nosotros.

Eso es muy bueno y agradable, pero además nos dice que es perfecta. La voluntad de Dios es que estemos equipados totalmente, que no nos falte ni sobre nada, para la tarea que nos tiene asignada. Algo así como las redes de pescar que han sido reparadas y equipadas y ahora están útiles para su misión, o como los grandes barcos que han sido preparados y equipados y ahora están listos para navegar.

Romanos 12:2a “No os conforméis a este siglo, sino transformaos (hasta ser como Cristo)”

Lo primero que Dios nos pide es, que no nos adaptemos a las corrientes de este mundo; la moda, la cultura, la política, la religión, o más, que no nos arrastren e involucren. Estos pueden convertirse en instrumentos muy fácil y astutamente utilizados por el enemigo para destruir nuestra relación con el Salvador. – Filipenses 1:19 “vuestra oración, y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultara en mi liberación” Tremendas armas de Dios que nos libran y nos permiten que estemos en la voluntad de Dios.

San Juan 6:38 “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”

El Señor Jesús mientras estuvo como humano en la tierra, tuvo grandes luchas, como cualquiera de nosotros, y a pesar de ser Emmanuel (Dios con nosotros), durante su ministerio y al final del mismo, siempre obedeció la voluntad del Padre. Solo veamos dos ejemplos:

– San Mateo 4: 8-10 “Otra vez le llevo el diablo a un monte muy alto, y le mostro todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adoraras, y a él solo servirás”

El enemigo de nuestras almas tiene el propósito de desviar nuestra atención hacia el poder, la fama, la fortuna; su propósito es alejarnos de la voluntad de Dios.

– San Lucas 22: 41-42 “Jesús se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oro, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mi esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”

Hasta su último momento en la tierra, demostró su perfecta y absoluta confianza en Dios Padre.

La oración y la suministración del Espíritu Santo nos librará del enemigo y sus corrientes y nos encamina a lo que sí es buenos, agradable, y perfecto. Dios nos ha dejado una misión.

San Mateo 28: 19 “Id, y haced discípulos a todas las naciones” Esa es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta, para con la humanidad; y esa misión se la ha dejado a cada uno de nosotros, sin excepción, es decir, a la iglesia; cuyo único mensaje es la predicación del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

El problema de la humanidad no es político ni religioso, mucho menos cultural, económico ni de salud, el problema de la humanidad es el pecado; y la única solución se llama Jesucristo. Si queremos que las personas vuelvan a Dios, si queremos que las familias y el país cambie, ningún político, humanista o religioso lo va a lograr; solo Cristo Jesús.

La oración y la suministración del Espíritu Santo, siempre están allí, cuando lo necesitemos.

Dios te bendiga ricamente.