Tags

,

Salmos 51: 7-13.

Salmo es un poema, composición, o canto cuyo propósito es alabar a Dios. Este Salmo 51 lo escribe David después que el profeta Natán le hizo ver lo horrible de su pecado. El rey en total arrepentimiento hace una petición:

Salmos 51:1-2 “1Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. 2Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado”

El pecado no solo nos contamina, también nos aleja de la comunión con Dios; aunque pequemos a escondidas de familiares o amigos, siempre será hecho ante los ojos de Dios; por tal motivo, pecar es un desprecio a la justicia de Dios.

Este Salmo es en realidad, la oración de una persona realmente arrepentida.

Salmos 51:7 “Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve”

Levítico 14:1-7 “1Y habló Jehová a Moisés, diciendo: 2Ésta será la ley para el leproso cuando se limpiare: Será traído al sacerdote, 3y éste saldrá fuera del campamento y lo examinará; y si ve que está sana la plaga de la lepra del leproso, 4el sacerdote mandará luego que se tomen para el que se purifica dos avecillas vivas, limpias, y madera de cedro, grana e hisopo. 5Y mandará el sacerdote matar una avecilla en un vaso de barro sobre aguas corrientes. 6Después tomará la avecilla viva, el cedro, la grana y el hisopo, y los mojará con la avecilla viva en la sangre de la avecilla muerta sobre las aguas corrientes; Y ROCIARA siete veces sobre el que se purifica de la lepra, Y LE DECLARARA LIMPIO; y soltará la avecilla viva en el campo”

Éxodo 12:22 “Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana”

Hebreos 10:1a “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas,…”

Hebreos 12:24 “a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel”

— En el Antiguo Testamento “tenemos la sombra de los bienes venideros”: rociar sangre con hisopo (1) para declarar limpio al leproso y (2) en la Pascua, donde se celebraba la liberación de los judíos de Egipto y el establecimiento de una nación por el acto redentor de Dios. Pero esa sangre rociada, Hebreos 10:1b “nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan”

— El Nuevo Testamento en ese tema declara cuál es ese bien venidero: Hebreos 12:24 “a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada” 1Juan 1:7 “la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” Nos hace limpios, perfectos, no más ceremonias anuales.

Salmos 51:10 “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí”

Ya en el v.5 ha reconocido su naturaleza corrupta heredada, su corazón impuro, de donde nacen todas sus malas acciones; ahora lo lamenta, pero reconoce que no está en él poder enmendarlo; su “espíritu inmundo” es la causa de su decadencia espiritual.

Su arrepentimiento sincero y su acercamiento a Dios lo ha hecho una nueva criatura, ahora es su oración que el Creador de todas las cosas haga en él una nueva naturaleza, “un corazón limpio y un espíritu recto”, firme e inamovible en la obediencia a Dios.

Salmos 51:11 “No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu”

También es su oración no ser expulsado de la protección de Dios (él sabe de las consecuencias por las que pasó Saúl), por donde vaya, la presencia divina esté siempre con él. “Y no quites de mi tu santo Espíritu”; aquí hay una advertencia muy clara: si Dios quita su santo Espíritu de alguno nosotros, será nuestro fin, seremos extremadamente pecadores. Por eso ora, “Señor puedes quitarme la salud, aun mi propia vida, pero te ruego, no quites de mi tu santo Espíritu, perfecciona la obra que ha comenzado usted conmigo, para no volver a pecar más”

Salmos 51:12-13 “12Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente. 13Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, Y los pecadores se convertirán a ti”

Que Tu santo Espíritu inspire mi alma a principios nobles y generosos, devuélveme el gozo que había perdido a causa del pecado, hazme persona alegre de servirte, así y solo así, quiero enseñar a los transgresores tus caminos.

Con nuestro sincero arrepentimiento, con nuestro corazón limpio, con el Espíritu Santo dirigiéndonos, y con el gozo de la salvación; enseñaremos a otros que aún están esperando hacer una decisión, a tomar el mismo camino que usted ha tomado: humillarse, confesar sus pecados, buscar a Dios y “la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”

Todos debemos ser predicadores, Santiago 5:19-20 “19Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, 20sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados”

Felices aquellos que son instrumentos de Dios.

Dios te bendiga ricamente.

Advertisements